sábado, 24 de diciembre de 2011

Fidelidad - MN

Constancia en las promesas, compromisos, ideas y afectos.

La seguridad en mi mismo y en los míos. Porque la confianza no se cambia por nada, creo firmemente en que si hoy quiero a alguien mañana el sentimiento no perecerá, que si ayer quise a alguien hoy sigo como ayer, o más. Decrecen los numeros, no las personas ni sus consecuencias naturales.

Si prometo cumplo, si prometo me prometo a mi mismo y luego prometo al otro, faltar a una promesa es faltarme a mi mismo, faltarme a mi mismo es faltar a mis ideas, a mi compromiso y a mi afecto. Creo que es el centro de la fidelidad. Es decir, todo está conectado,lo demostraré luego, pero pese a esta conexión las promesas diría que son como un pequeño apartado pero muy importante de nuestro núcleo vital, se podría decir que es el nombre que damos a las ilusiones creadas por nosotros mismos.
Son una creación de compromiso y el nacimiento de un afecto basado en una idea.

Estamos un mundo egoísta, en el que el artista que gusta es un ídolo y el que no un fracasado, pues disculpen pero no, el arte es la fidelidad al hombre y hay que dejarlo claro, la vida es la fidelidad al hombre y hay que dejarlo claro, la verdad es el fundamento de la fidelidad y hay que tenerlo claro. El artista es artista por demostrar y hablar de lo que sea cuando y como sea, y ‘’touché’’ por saber hacerlo, siempre sentiré admiración por ello.

Donde el querer se deja de lado sustituido por personas que se mueven por atracción para su distracción, a quienes no se las puede hablar de eternidad, las convicciones son del pasado y les parecen pesadas...
Donde el poderoso es el adinerado, y no el que intercambia su poesía en una plaza por un euro para alimentarse. Yo creo en el poder de la palabra, la verdad en las miradas, en la esperanza para el ser humano.

Creo en mí, en los mios, tengo en presente mi pasado anclado y el porvenir incierto, pero ya lo dije, pese a todo lo que pase, soy yo y seré yo, y es la mayor fidelidad que puedo tener, a mi mismo, a ese yo formado por todas las personas, ideas, hechos (...) que me forman, porque mi primera idea es que solo no puedo, mi primer afecto es producido por mi primera idea, mi primer compromiso es mantenerme firme, y mi primera promesa es darlo todo. Ser yo.

Si no me soy fiel a mi mismo en primera instancia ¿Cómo podré ser fiel al resto?

1 comentario:

  1. Creo que la conclusión deja todo más que claro.Está claro que por muy injusto que sea el mundo,nadie debería poder quitarte tu propia confianza en ti mismo,aunque por desgracia hay personas a las que nos la han quitado,pues somos más débiles.Lo del ejemplo del poeta "vagabundo" me parece muy clarividente,y sé que no es un caso ficticio,es real.No se le valorará a pesar de que comparte con la gente sus propios versos por el mero hecho de ser un Don Nadie,mientras que un cantante afamado,adinerado y por otra parte mezquino,recibirá miles de vítores.

    ResponderEliminar