viernes, 9 de diciembre de 2011

Ego - MN


Mis ideas y palabras, seguirán siendo mis ideas y palabras, ya lo aprendí, que tras años escribiendo ya no miento. Descubrí lo bueno de compartir y la seguridad de una buena idea.  Me quedó claro que pese a mi estado de ánimo o mi situación en el momento el que sigue escribiendo soy yo, y eso no lo cambio, puedo odiarme o puedo ser un egocéntrico, puede estar lloviendo o puedo escribirlo al son de un buen sol, pero escribo yo. Yo y mi mundo, yo y el mundo… Aunque, y sí es por ego, prefiero mi mundo. Mi mundo en el que escribo y digo lo que me da la gana cuando me apetece, donde la gente es de verdad y las apariencias no existen.
Un sincero es un sincero, cuando habla de sí mismo cuando se ensimisma y hasta cuando no quiere serlo ¿Por qué iba a dejar de serlo delante de mi cuaderno?
Mi yo es tan grande que honra a mi apellido. Allí en donde escribo, firmo o fotografío habrá un Nogales, bien escrito, donde me nombren habrá mil apelativos, pero siempre su concepto será ''Nogales'' . Por ello creo, que la idea está íntimamente unida conmigo mediante el concepto. De ahí, mi orgullo, al poder de identificar mi ser, mi yo, mi persona en una sola palabra, que es el sello de otros conceptos narrados por el mismo ser, yo.
Mis ideas y palabras surcan desde los papeles de mi mundo hasta los ojos de los vuestros sucediéndose hasta tocar de forma minúscula vuestro yo y hacerlo un poco más nosotros.
Soy yo y mis circunstancias no me interfieren. 
Es una sensación de comodidad indescriptible no parar de ser tú sea cual sea el momento, una fidelidad a uno mismo que sobrepasa lo efímero.
Yo soy el protagonista, porque yo soy imperfecto, porque me falta muchísimo por aprender, porque tengo una meta más cada vez que pienso en mi vida, porque yo no sería yo sin mis caídas pero tampoco sin mis segundos de gloria, por mi comunión personal.
Si no soy yo el protagonista esto no lleva a ninguna parte. Y esto pasa siempre. Si estás en mi mundo, no es porque quieras, es porque queremos, ahí es cuando desaparece el yo. Pero si estás en mi vida y no te distingo entre protagonista, actor secundario o figurante… Yo tengo un problema.

Resumiéndome:
Yo, soy yo, desde mis ideas hasta mis acciones pasando por mis palabras y conceptos.  
Yo, soy yo, no un concepto, sino una persona formada por mucho más que conceptos.
Yo, soy yo, en todo momento, con total fidelidad.
Yo, soy yo, el protagonista de mi mundo, mi vida.
Yo, soy yo, quién comparte mi mundo, mi vida.

Quién se crea que está acabado es que no ha hecho más que empezar.

Marcos Nogales

3 comentarios:

  1. La gente se empeña en no ser uno mismo para ser el "otro" mismo. Para gustar a los demás sin gustarse.
    Tú eres tú, a quien le gustes perfecto, y al que no, se lo pierde. ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo soy creador. Creador de ideas. Creador de sueños y de mi realidad. Emociones, sentimientos y abstracciones únicas en mi mente. Puntos de vista retorcidos, propios y absurdamente ficticios. Palabras vacías que no llenan nunca la infinidad del conocimiento. Por todo ello y resumiendo me considero un dios. Mi propio dios al verme capaz de crear y escribir mi realidad y poder sentir por mi mismo el mundo al margen de su veracidad.

    Reflexiones absurdas, puesto que quién soy yo respecto a la infinidad del universo. En un tiempo infinito mi vida no tiene ningún fin. Pero simplemente existo, y por ello me siento yo mismo.

    Soy yo mismo, único.

    ResponderEliminar
  3. Buenas,señor Nogales,el otro autor del presente blog.Me ha gustado también su introducción,me ha llamado especialmente la atención la frase subrayada del final,me va a dar algo en lo que pensar esta tarde.Un saludo.

    ResponderEliminar